Jul
17
2014

INFORME SOBRE COYUNTURA ECONÓMICA 2014

COYUNTURA ECONÓMICA 2014 – PERSPECTIVAS

Autor: Rafael Noguero Galilea
Socio – consultor

1.    Antecedentes.

Coyuntura Economica

Han pasado varios meses desde nuestro último boletín de coyuntura. La espera no ha sido fruto de la casualidad o de dificultades técnicas, obedece a la abundancia de factores de incertidumbre que no permiten vislumbrar una tendencia clara del mercado. Distintas variables del contexto presentan signos contradictorios y a veces da la impresión de que estamos ante un nuevo paradigma económico y el final del anterior, es decir la globalización ha introducido nuevas reglas de juego que están marcando un diferente rumbo en la economía mundial pero siguen subsistiendo factores de la anterior economía.

El desplazamiento de empresas a otros mercados más eficientes, el retorno de otras de mercados eficientes pero en ocasiones sin la calidad suficiente (como China e India), el uso masivo de las nuevas tecnologías, la liquidez ilimitada puesta en circulación por los Bancos Centrales, la inundación de deuda pública de los mercados, etc. constituyen nuevos factores en un mundo, mucho más interdependiente que en el pasado. Veremos en este artículo que nos puede deparar el próximo futuro.

2.    La Economía Mundial.

En su último boletín de Abril de 2014 el Fondo Monetario Internacional detecta una mayor intensidad en la actividad económica que se prevé mejore en el ejercicio 2015. Los países emergentes (B.R.I.C.S.[1]) siguen aportando dos terceras partes del crecimiento global, gracias al incremento de las exportaciones a las economías avanzadas.

El informe indica la existencia de tres factores de incertidumbre:

  •  Crecimiento de las economías emergentes menor del esperado.
  • Riesgo de inflación en las economías avanzadas.
  • Conflictos geopolíticos en zonas de especial relevancia económica (Rusia – Ucrania y Oriente Medio).

También muestra preocupación por el riesgo de deflación (caída continuada de precios) en determinadas economías avanzadas, con las consecuencias que tendría de altos tipos de interés reales, cargas importantes de deuda pública y debilidad de la demanda y de la producción.

Por otro lado, el crecimiento de la economía mundial ha sido del 2,66% en el primer semestre del año 2013 y del 3,66% en el segundo semestre. Sin embargo, se detectan signos de debilidad para los primeros seis meses del ejercicio 2014. El mayor impulso de la economía mundial viene de Estados Unidos con un 3,25% en la segunda mitad del 2013. En la zona euro las previsiones son de retorno al crecimiento de la producción, principalmente por la solidez del mercado laboral de la economía alemana y por la política monetaria.

A continuación vemos un cuadro con la previsión de las principales zonas económicas en el mundo:

VARIACIÓN DEL P.I.B.[2] EN PORCENTAJES

Economía

2012

2013

2014(p)

2015(p)

Mundial

3,2

3,0

3,6

3,9

Zona Euro

-0,7

-0,5

1,2

1,5

Estados Unidos de América

2,8

1,9

2,8

3,0

Japón

1,4

1,5

1,4

1,0

China + India (dato aproximado)

6,2

6,1

6,5

6,9

América Latina

3,1

2,7

2,5

3,0

África Subsahariana

4,9

4,9

5,4

5,5

 Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del Informe de Perspectivas Económicas del Fondo Monetario Internacional para el 2014, publicado en Abril de 2014. p = previsión.

En el cuadro anterior se puede observar una ligera mejora de las previsiones del crecimiento mundial que superarían el 3% en el año 2014, llegando casi al 4% en el 2015. Las economías más pujantes son las de China e India con una media de crecimiento superior al 6%. Las otras economías menos desarrolladas tienen importantes tasas de crecimiento y por último, la Unión Europea se recupera de su recesión aunque todavía a un ritmo muy lento.

Hay un factor adicional que nos parece relevante y que no se considera de forma especial en el informe del Fondo Monetario Internacional, es la política monetaria de la Reserva Federal. El Banco Central de Estados Unidos está emitiendo masa monetaria con el único fin de adquirir deuda pública, en lo que podríamos denominar una acumulación de inflación en potencia, ya que recordemos que el dinero es un medio de cambio y su variación debe estar acompasada a la variación de la producción, cualquier diferencial significativo entre ambas variaciones producirá modificaciones de los precios.

También es cierto, que la capacidad de innovación e incremento de la productividad de la economía americana es tan excepcional, que podría compensar este efecto, pero la política monetaria citada, nos parece excesivamente agresiva y de elevado riesgo. De hecho, la Presidenta de la Reserva Federal está intentando reducir estas compras de deuda pública sin perjudicar el crecimiento.

3.    La Economía Europea.

Aunque subsisten las vulnerabilidades de varios de los países miembros que se encuentran en proceso de recuperación y de reducción del déficit, La Unión Europea (U.E.) va recuperando su ritmo de crecimiento. Este crecimiento es desigual también por la importante diferencia de balanza de pagos de Alemania con sus socios europeos.

En el ámbito geopolítico surge la amenaza del conflicto de Ucrania – Rusia que tiene componentes económicos muy relevantes que pueden derivar en un corte de suministro de gas en invierno del que dependen las economías centroeuropeas.

En su informe de previsiones económicas emitido en la primavera del 2014 la Comisión Europea prevé un crecimiento para el conjunto de la U.E. en el año 2014 del 1,6% y del 2% para el 2015. La economía sigue a medio gas con una importante tasa de paro del 10% de media pero con gran dispersión, ya que algunos países periféricos como España superan la tasa del 20% de desempleo.

En el siguiente cuadro vemos la previsión de las principales variables de las grandes economías de la U.E.:

DATOS CLAVES DE LAS PRINCIPALES ECONOMÍAS EUROPEAS

País

Var. P.I.B. %

Desempleo %

Deuda Pública % sobre P.I.B.

2014

2015

2014

2015

2014

2015

Alemania

1,8

2

5,1

5,1

101.7

101,5

Francia

1

1,5

10,4

10,2

95,6

96,6

Reino Unido

2,7

2,5

6,6

6,3

91,8

92,7

Italia

0,6

1,2

12,8

12,5

135,2

133,9

España

1,1

2,1

25,5

24

100,2

103,8

Fuente: elaboración propia a partir del Boletín de primavera de 2014, sobre proyecciones económicas de la Comisión Europea. Se marcan el rojo los valores más desfavorables de las economías comparadas y en azul los más favorables.

Este cuadro es muy interesante puesto que permite comparar el efecto en las variables claves de las economías más importantes de la U.E. y comprobar la eficacia de las distintas políticas aplicadas, es decir cuáles han abordado mejor el problema común de la recesión económica.

Alemania: Se muestra como una economía dinámica con un buen crecimiento económico y un incremento importante de la deuda pública. Destaca por una baja tasa de desempleo, variable que se comporta de forma estable en la previsión y que está vinculada a las políticas de los denominados “mini – jobs” (trabajos de baja protección social a tiempo parcial que dan cabida a un gran volumen de población que busca compatibilizar el trabajo con otras actividades). Este sistema ha recibido muchas críticas pero permite a la economía Alemana crecer a buen ritmo.

Francia: La esencia de atonía y continuidad de sus políticas económicas conlleva el mantenimiento de una situación de estabilidad, pero no de mejora sustancial.

Reino Unido: Aunque es un caso no muy difundido, las políticas económicas del Reino Unido han resultado las más eficaces. La racionalización del Gasto Público y la reducción de los impuestos ha derivado en el mayor crecimiento económico, con diferencia, de todas las principales economías de la Unión Europea y en un nivel de deuda pública también inferior al resto. Además, su tasa de desempleo está cerca de la menor, que es la alemana.

Italia: Es la economía peor en dos variables, crecimiento y deuda. La incierta y errática política italiana no ha ayudado a la recuperación y es evidente que el peso de la deuda pública, que se mantiene gracias a que la misma está fundamentalmente en manos de los propios italianos, no contribuye positivamente a la recuperación.

España: La dramática cifra de desempleo sobresale sobre el resto de variables. Además de un problema económico es sobre todo un problema social de gran magnitud que no comparten ni de lejos sus socios europeos. Es evidente que, hasta la fecha, las políticas económicas no han sido tan acertadas como la de sus socios europeos más destacados (Reino Unido, Alemania y Francia). El crecimiento previsto es moderado y el ritmo de incremento de deuda significativo, con una tasa de paro insostenible.

Economia europea

 En todo caso, como conjunto podemos decir que la U.E. se encuentra en una encrucijada, las administraciones europeas de la primera economía del mundo no dan señales de tener claridad de ideas sobre cómo dar un impulso decidido y sostenible para el crecimiento de la primera potencia económica y comercial mundial en el medio y largo plazo y así, retomar el liderazgo que le corresponde. Uno de los proyectos de mayor consistencia que se enuncian en el plan estratégico de la Unión Europea se basa en la consideración de África como destino fundamental para el crecimiento en las próximas décadas.

Nos parece que un plan integral de desarrollo del Continente Africano (similar a al Plan Marshall pero de mayor amplitud y con vocación de sostenibilidad) podría sacar al a U.E. del estado de indolencia y estancamiento en el que se encuentra y crear un bloque económico de mayores dimensiones. Sin embargo, esta apuesta debería ser decidida y materializarse en hechos / hitos, bajo criterios de equidad y prudencia. No puede tratarse de un proceso de neocolonialismo, ni un proceso que permita la corrupción. Debe ser un proceso controlado de desarrollo sostenible y ecuánime, donde resultado sea la ampliación de una zona de comercio, libre y segura para todos. Las SINERGIAS son claras se dan la mano experiencia y conocimiento con energía y vitalidad.

4.    La Economía Española.

Economia española

Como hemos visto la Economía Española está en fase de una lenta recuperación. Tras largos años de recesión el rumbo ha variado a una tendencia de recuperación del crecimiento sostenible en el tiempo. De hecho, se prevé un crecimiento del 1,5% para el ejercicio 2014 y de un 2% para el ejercicio. Sin embargo, este crecimiento está lastrado por dos factores claves: la muy elevada tasa de desempleo que deja nuestra economía en una clara desventaja competitiva con respecto a nuestros vecinos y la elevada deuda pública, cuyo crecimiento está siendo significativo.

Es cierto que la situación económica de hace dos o tres años apuntaba a un rescate de la economía que, probablemente, ha condicionado las decisiones de los gobernantes, llevándoles a aplicar políticas de incremento de la presión fiscal. Políticas que han asfixiado la economía, minorando la recaudación.

Ahora se presenta una reforma tributaria que adolece de poca profundidad y cuya repercusión previsible será moderada ya que, fundamentalmente, reduce la carga fiscal sólo a los momentos iniciales de las primeras políticas económicas. La recuperación del consumo y del desempleo son elementos claves y ni la racionalización del gasto público, ni la reducción sustancial del desempleo están en la agenda del medio plazo.

Las políticas de reforma están consiguiendo resultados en algunos ámbitos pero no en otros, consecuencia quizá de tener la perspectiva de la realidad desde una “Atalaya”[3] (como en la imagen anterior) y no desde la realidad que ha de ser regulada. Entendemos que las experiencias vividas son más sólidas que las percibidas. Dicho de otro modo, se emite mucha regulación pero en ocasiones es poco eficaz, puesto que no se considera la opinión de los colectivos que van a tener que aplicarla[4].

Tenemos varios ejemplos de esta situación:

  •  La aprobación del denominado I.V.A. de Caja que ha tenido un grado muy bajo de aceptación después de generar muchas expectativas puesto que la norma se había aprobado con un objetivo diferente (financiación) del que estaba previsto en la correspondiente Directiva Europea (simplificación).
  • La ley Concursal de la que se anuncia su cuarta o quinta reforma y que no está consiguiendo el objetivo que la misma establece de devolver el máximo dinero a los acreedores, siendo el medio normal el Convenio[5].
  • La ley de pagos[6].

La reforma fiscal ahora en proceso aplicable para el año 2015 también se ha basado en el informe de un equipo de expertos que no contaba entre sus miembros con empresarios del sector pyme o asesores fiscales, una vez más no participan en esos procesos de regulación los colectivos que han de aplicar la normativa, lo que genera una clara ineficacia de la norma.

Informe de la Comisión Europea sobre el programa de asistencia de recapitalización de las Instituciones Bancarias

En el invierno de 2014 la Unión Europea hizo la última evaluación sobre puesta en marcha de las reformas que tenía que realizar España para la devolución del préstamo de 41.300 millones de euros que obtuvo en el año 2012 para la recapitalización del sector financiero.

Dicha evaluación se materializó en un informe, cuyas ideas más significativas pasamos a reseñar:

  •  En septiembre de 2012 las pruebas de estrés arrojaron que el sector financiero tenía un déficit de capital de 57.000 millones de euros. Los activos problemáticos fueron transmitidos a una entidad pública denominada SAREB.
  • Debido a su situación el Sistema Bancario Español sufrió una reducción drástica del acceso a financiación lo que elevó sustancialmente la prima de riesgo por encima del 6%. Esta situación ha sido superada y en la actualidad la prima se sitúa en el entorno del 1,5%.
  • El Estado ha apoyado intensamente el proceso de reestructuración bancaria, no sólo avalando el préstamo antes citado, sino con una regulación muy favorable en relación al crédito fiscal generado por pérdidas en entidades financieras, puesto que en caso de no ser compensado con beneficios se compensaría con deuda pública, hecho que les permite a estas entidades contar con ese crédito fiscal como un activo no depreciable.
  • En síntesis se da por cumplido el programa de reformas indicando varias recomendaciones. Además, la realidad ha superado las previsiones o hipótesis macroeconómicas (principalmente crecimiento económico) que contemplaba el plan de financiación, con lo que la expectativa de devolución mejora sustancialmente.

El valor de las empresas:

La recesión que ha padecido España ha generado pérdidas importantes no sólo en el corto plazo, sino en el largo plazo. Uno de los patrimonios perdidos más importantes es el patrimonio empresarial, ya que empresas viables, algunas con muchos años de historia, se han quedado en el camino.

Pero ¿Cuál es la pérdida? ¿Cuánto vale cada empresa perdida? Para responder a esta pregunta, ciertamente compleja, podemos hacer una aproximación o estimación, que pueda acercarnos un poco más a la real dimensión del problema.

Las empresas nacen generalmente de la mano de un emprendedor, que con un poco de capital y mucho trabajo y esfuerzo inician, lo que en muchos casos supone su proyecto de vida. El emprendedor juega un “rolle” social de primera magnitud en la medida que nuestras sociedades se instrumentan a través de empresas para la producción de bienes y servicios.

Así pues, es razonable efectuar una estimación sobre cuál sería el valor o coste social de generar una empresa, para evaluar la pérdida patrimonial empresarial del reciente periodo de recesión.

Es un dato conocido por numerosas estadísticas que de unos cien proyectos de emprendimiento iniciados sólo superan los cinco años de vida unos diez. Por tanto, si el emprendedor dedica unas 2.000 horas año por unos cinco años. Estaríamos hablando de 10.000 horas de trabajo por esfuerzo emprendedor. Pero como sólo una de cada diez empresas sale adelante, suponiendo que la media de empresas que no salen adelante, desaparecen a los dos años y medio, ese esfuerzo emprendedor lo multiplicaríamos por cinco. Por tanto, estamos hablando de unas 50.000 horas de trabajo de emprendedores para que una empresa salga adelante. Dando un paso más, podemos valorar la hora de trabajo en una media de, al menos, 30 euros por hora (considerando que por lo general los emprendedores son personas dinámicas y con experiencia) y añadir una inversión media en capital de unos 30.000 euros.

Por tanto, para crear una empresa que sobreviva en el tiempo, la Sociedad consume un valor de horas de trabajo de aproximadamente  1,5 millón de euros y una inversión media de unos 300.000 euros. Es por tanto un total de 1,8 millones de euros por creación de cada empresa, lo que constituye, una inversión nada desdeñable.

Pues bien, según el siguiente cuadro vemos la caída de empresas que nos ha dejado el último ciclo recesivo:

DIFERENCIA

2013

2008

Valores absolutos

Porcentaje

TOTAL

  1.464.982  

  1.667.865  

          202.883

14,14%

De 1 a 2 asalariados

     922.646

     958.711

            36.065

4,25%

De 3 a 5 asalariados

     280.643

     345.848

            65.205

23,23%

De 6 a 9 asalariados

     125.029

     160.460

            35.431

28,34%

De 10 a 19 asalariados

       74.204

     110.369

            36.165

48,74%

De 20 a 49 asalariados

       39.506

       61.709

            22.203

56,20%

De 50 a 99 asalariados

       11.745

       16.242

              4.497

38,29%

De 100 a 199 asalariados

          6.130

          8.061

              1.931

31,50%

De 200 a 499 asalariados

          3.450

          4.511

              1.061

33,01%

De 500 a 999 asalariados

             885

          1.117

                  232

26,21%

De 1000 a 4999 asalariados

             643

             725

                    82

12,75%

De 5000 o más asalariados

             101

             112

                    11

10,89%

 

Fuente: Elaboración propia a partir de los datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística (I.N.E.). Se indican en amarillo los segmentos de empresas más perjudicados por la recesión económica.

Segmento de caída máxima[7]

56,20%[8]

De 20 a 49 asalariados
Segmento de caída mínima

4,25%

De 5000 o más asalariados

 

Por tanto, si consideramos las más de 200.000 empresas caídas durante la crisis tendríamos que el coste para la Sociedad española del patrimonio empresarial sería de 360.000 millones de euros o superior. Podríamos llegar a 500.000 millones de euros si consideráramos factores como antigüedad de las empresas o dimensión. En cualquier caso, estamos hablando de que la pérdida patrimonial en empresas del economía española, se situaría en el 30% al 50% del P.I.B.

5.    La economía madrileña.

La previsión de crecimiento de la economía madrileña para el año 2014 es del 1,5%, ligeramente superior a la media nacional. La tasa de desempleo se sitúa en torno al 20% y se mantiene estancada en el ejercicio 2014.

Se observa, sin embargo un aumento de la inversión y un incremento de la constitución de Sociedades que es del 80% sobre el ejercicio anterior. Datos que hacen abrigar esperanzas de que la Economía Madrileña pueda ser un motor en el próximo futuro, aunque hoy por hoy no podemos afirmar que eso sea una realidad.

 

Bibliografía

  • International Monetary Fund. “World Economic Outlook”. April 2014.
  • European Commission. “European Economic Forecast”. Spring 2014.
  • European Commission. “Financial Assitance Programme for the Recapitalisation of Financial Institutions in Spain-Fitth Review – Winter 2014.
  • Instituto Nacional de Estadística (I.N.E.): http://www.ine.es/
  • Instituto de Estadística de la Comunidad de Madrid: http://www.madrid.org/iestadis/

 

Madrid – Julio 2014

 


[1] Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica

[2] P.I.B. = Producto Interior Bruto.

[3] Desde la Atalaya se tiene buena perspectiva pero en ocasiones no se ven elementos sustanciales como por ejemplo el rio que podría estar detrás de la colina. Para conocer la realidad se necesitan ambos puntos de vista.

[4] Es preferible menos carga normativa, más clara y factible en su cumplimiento.

[5] La ley Concursal se ha sido puesta a prueba con la recesión de nuestra economía en los últimos años. Según los datos de Instituto Nacional de Estadística de 43.231 Concursos Declarados en el periodo 2008 – 1º trimestre del 2014, sólo se han efectuado 554 propuestas de Convenio, lo que supone el 1,28%. De esas propuestas tan sólo algunas son aprobadas y son pocas las empresas que pueden cumplir el Convenio pactado. En síntesis, el fin de la ley concursal enunciado en su exposición de objetivos, esto es, “la satisfacción de los acreedores”, siendo el “convenio” “…la solución normal del concurso”, no se ha cumplido en la inmensa mayoría de los casos. La eficacia de la Ley Concursal es prácticamente nula.

Por tanto, todos los medios empleados para ello de horas parlamentarios, horas de senadores, horas de comisiones de estudio, abogados, procuradores, asesores, jueces, etc. en este proceso ha constituido un gasto infructuoso. Ello nos lleva a la conclusión de que las normas deben elaborarse con un elemento esencial que es la participación de todos los actores que van a tener que aplicar la norma y siempre todos los medios deben estar orientados al objetivo final. En el caso de la ley concursal, la excesiva protección de los créditos con la Administración Pública, la falta de independencia de los Administradores Concursales y sobre todo, el incentivo de éstos a la liquidación, son factores claves en el fracaso de la ley.

[6] Curiosamente, la primera entidad que ha incumplido la ley de pagos, es la propia Administración Pública. Es cierto que esta situación se está corrigiendo pero en el pasado se ha dado la paradoja que por ausencia de pago en plazo por parte de la Administración Pública numerosas empresas de forma directa y también de forma indirecta, han tenido que presentar la solicitud de Concurso de Acreedores. Lo que significa, como hemos visto en el caso anterior, con una alta probabilidad su desaparición.

[7] Es interesante resaltar como la recesión se ha “cebado” con las empresas medianas y ha sido bastante respetuosa con las empresas grandes. Un hecho que debería llevarnos a una reflexión profunda, ya que mediana empresa es esencial para que una economía tenga un empleo estable en ciclos recesivos como ocurre en otras economías europeas como la alemana que cuenta un tejido empresarial amplio en el segmento de la mediana empresa.

[8] Probablemente hay desplazamientos de número de empresas de un rango a otro de empleados y ello distorsionaría el dato de variación de empresas por segmento de empleados. Sin embargo, el dato de desaparición de 200.000 empresas con empleados en el ciclo recesivo estudiado es un elemento claramente objetivo de análisis.

Acerca del autor:

Los comentarios están cerrados.